miércoles, mayo 28, 2014

La comunidad genera sus propios contenidos (literalmente)

Cuando se trabaja en la creación y atención de comunidades, lo que sea que eso signifique y que es a grandes rasgos el trabajo del Community Manager, existen dos formas de crear contenido, produciéndolo como autor o compartiéndolo como conexión entre los miembros de la comunidad y la marca/cliente/servicio, o bien, que lo generen los propios fans (entiéndase fans como miembros de una red cualquiera, no sólo Facebook). 

Producir contenido como autor no quiere decir que la marca expresamente genere el contenido o nosotros directamente, también entran en este tipo de creación los enlaces/artículos/fotografías que encajan dentro de la estrategia de la marca y pueden ser compartidos. Sin ser el community manager creador directo de estos se le atribuye porque es él mismo quien filtra y decide qué se publica y qué no, siguiendo los lineamientos de la estrategia. 

Fotografía tomada de www.socialbusinessnews.com
El otro tipo de contenido, el que genera directamente el usuario, podría ser uno de los más importantes. 
En primer lugar tener a un fan que se tome el tiempo y dedique su energía a producir contenido inspirado en la marca es un hito del que no todos podemos presumir y ahí precisamente está la magia. Digamos que una comunidad así de comprometida debería ser el mayor logro posible para un community manager, al menos desde mi perspectiva, aunque eso no signifique que el trabajo está hecho y el resto del contenido se generará solo o gracias a los usuarios. El ejemplo más claro de este tipo de estrategia son los concursos en los que el usuario debe crear algo que la marca puede utilizar para participar, existen marcas que pueden darse el lujo de hacer mecánicas de este tipo sin un premio tal cual (¡éxito!), mecánicas como 'foto del día', fan del mes, mejor tuit, premian al usuario sin representar un gasto 'real' para la empresa sino con el sólo hecho de aparecer dentro del contenido de la marca, la comunidad se está proporcionando su propio contenido y la misma comunidad se retroalimenta de él, calificándolo, superándolo, en pocas palabras interactuando con él en un nivel distinto porque saben que fue creado por un usuario. La magia de las redes sociales es que los usuarios pueden generar su propio contenido (literalmente) y la marca utilizarlo mientras el hecho mismo de emplear recursos creados por fanáticos es una estrategia de fidelización muy, muy poderosa. Todo consiste en saber determinar el punto de cruce entre un usuario que desea compartir algo y una marca que está dispuesta a 'consumirlo'.